CUANDO ME VEAS LLORAR


Cuando me veas llorar, piensa que es sólo
un exceso de sensibilidad mal regulada
una flaqueza infantil sin superar
una mirada innecesaria a la dureza
de la realidad diaria, de la estrechez pasada,
de la ilusión tramposa e improbable.
Es decir, nada, fruslerías, desajustes glandulares
un retraso importante en aceptar el mundo.

Cuando me veas llorar, no le des importancia.
El pasado pasó y el futuro está echado
que no te conmueva o siquiera moleste
esta forma engañosa de llamar la atención
pues no es ese el camino ni la forma
de enfrentarse a los tiempos

No le des importancia y si acaso, sonríe
si puedes entenderlo, con eso basta,
desajustes y glándulas, sólo eso,
y un exceso de sensibilidad del todo innecesario.