COMO ESTATUAS


Como estatuas de sal
que no renuncian a girar la cabeza
y vuelven en la noche a la antigua encrucijada

Como estatuas de arena
que se van quedando sin aristas
sometidas al incesante viento contrario

Como estatuas
impasibles ante el derrumbe de los sueños
la imposibilidad de las sendas trazadas

Como estatuas
que ven pasar la vida por delante
y no logran siquiera seguirla con los ojos

Como estatuas
que contemplan impotentes el avance de las nubes
la erosión del tiempo

Como estatuas
inmovilizadas por el andamio de las reglas
por el peso de las traiciones y las trampas

Como estatuas
ante el desfile de los cuerpos
sin poder extender las manos y acariciar la piel

Como estatuas
ante la mascarada
incapaces los brazos de detener el mal

Así permanecemos
como estatuas

Como estatuas yacentes
que solo esperan ser arropadas y cubiertas para siempre
poe el lento polvo de los días.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto, pues uno habría de ser de fría piedra para permanecer impasible ante el derrumbe de los sueños ... no lo habría dicho mejor.

zarina dijo...

Me gusta la forma que tienes de decir.Me agarda la manera que otorgas a las palabras para expresarte. Te invito a mis blogs
http://amalialateano.blogspot.com
Y te pido un poema tuyo para enriquecer esta página
http://enclavedeluz.blogspot.com
Voy a entrar a ver tus respuestas.
Un beso

Dani dijo...

Tengo muchas ganas de verte, Juan...

Juan dijo...

Dear Dani,

Ya estoy de vuelta del Lake District. Ahora empezaré mi segunda mitad de agosto con mis hijos y me iré unos días al Sur. Espero que pueda verte, veros, una tarde en Olavide, pronto. Yo también tengo muchas ganas de verte y que me cuentes. Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Muy interesante este poema sobre las estatuas, Juan. Me gusta cómo empleas las anáforas.


Un abrazo grande
y Felicitaciones
Ana

Te invito a visitar mis blogs:

http://www.laberintodelluvia.com
http://www.laberintdepluja.com
http://www.oasisdepalabras.com

Gracias