SEQUÍA



En esta tierra sedienta
que el verano agosta
como un milagro, un espejismo,
la semilla se protege esperanzada

Pero el dulce néctar no vuelve
y en el recuerdo de la primavera tardía
empieza a confundir lo vivido y lo soñado

El sol penetra persistente
y el maná de su corazón se evapora
a pesar del fino manto que la cubre

como quien pretende dejar atrás todos los miedos
tapándose apenas con la fina sábana.
Árida tierra donde el amor no arraiga.

9 comentarios:

FidiasNet dijo...

Una poesía muy bonita.

Un saludo.

UB dijo...

Joder, Juanillo, a ver si te voy a tener que psicoanalizar yo a ti.

txe dijo...

me dio mucha sed

isabel dijo...

pero a ver, dónde te metes?
unas croqetas, regarnos con vino
y ya verás como la aridez se nos va al pedo!
hombre ya!
un beso

Violeta dijo...

Ganas de verte, Juanillo. ;)
Ande te metes?
Hasta pronto.
Mil besosssss

MartaNoviembre dijo...

Yo nbo sé hacer cokretas como Isa, pero de enviar las cosas al pedo sé un montón, y como esto por Madrid un par de semanillas, ¿porke no nos sumamos y lo organizamos? ¡ALA, AL PEDO! Un abrazo, Juan.

Art Unlocated dijo...

Pensaba que lo de arraigar no era lo tuyo pero tal vez seas también humano como nos.

gsus dijo...

don joan
a ver
cuándo nos escuchamos.....



abrasssooss

MartaNoviembre dijo...

Juan! Jo, me encanta ke te enkante solo así sé, y ke te inspire, nos vemos el miércoles seguro! Un beso