ATRÉVETE CON EL BLANCO


Atrévete con el blanco, déjalo conquistarte
de su promesa de paz no te retraigas
te espera lavadito y limpio
ocupando la cama inmaculada
puntualmente rehecha
su virginidad de detergente y plancha

Atrévete con el blanco
olvida tus empeños sobre un sofá perla
a la luz nacarada y tenue de una lámpara
guarda tu ropa negra en el cajón lacado
acompañada de bragas transparentes
y níveos salvaslips aún en su caja

Atrévete con el blanco
deshazte de tu carga sobre un lecho mullido
vacíate engullido por su piel vuelta y vuelta
cabalga a ojos cerrados una montura baya
sobre tu espalda los pálidos brazos,
van trazando una caricia cálida

Cuidado con el blanco, si te atreves
resiste, cruza los dedos y respira hondo
no te dejes ahogar por el yugo de sus piernas
Y no te asustes cuando la sangre,
inevitablemente, orgullosa y roja
derrame su triunfo en todas partes.